search
preorder
Nomatsigenga
El pueblo nomatsigenga habita en el departamento de Junín, en la provincia de Satipo. Según el II Censo de Comunidades Indígenas elaborado por el INEI el año 2007, cuenta con una población superior a las 8000 personas. Al igual que los pueblos mashiguenka y ashaninka, los nomatsigenga mantuvieron contactos con el pueblo inca antes de la llegada de los españoles al continente americano. Estos contactos pudieron ser violentos o motivados por el intercambio comercial. A principios del siglo XVII, con la fundación de las misiones franciscanas de La Merced y Quemiri, el pueblo nomatsigenga comienza a tener una serie de contactos con los misioneros que intentaban evangelizar a varios pueblos de la zona. Si bien, durante estos primeros años opusieron férrea resistencia, unas décadas después, con la fundación de la misión de San José de Sonomoro, el acercamiento se volvió más frecuente y la presión evangelizadora creció notablemente. No obstante, con la rebelión de Juan Santos Atahualpa en 1.742, el pueblo nomatsigenga conseguiría una cierta tranquilidad hasta mediados del siglo XIX, periodo en el que se produce una fuerte migración de colonos a la zona y se da inicio a una serie de actividades agrícolas y ganaderas que empezaron a ganarle espacio a los territorios tradicionales de los nomatsigengas. En el siglo XX se suceden una serie de hechos que afectan directamente al pueblo nomatsigenga. El primero, la epidemia de sarampión ocurrida en varias comunidades de la zona. La epidemia provocó la desaparición de más de la mitad de su población. El segundo hecho, cuyo inicio se da en la década de los noventa del mismo siglo, es la subversión terrorista en toda la selva central, provocando que muchas comunidades nomatsigenga sufran en carne propia los actos de violencia de terroristas y ejército peruano.